Procesos de Calidad

Los corderos faenados cuentan con altos estándares de asepsia y calidad, tomando siempre en cuenta la misma edad y peso (8 meses y 35 kilogramos). Luego de la faena, la carne se somete a un proceso de maduración, lo que hace que se vuelva más tierna, nutritiva y más fácil de digerir. Culminado este proceso, la carne, se congela para realizar los diferentes cortes y que los mismos sean óptimos y uniformes. Durante todo el proceso se guarda la cadena de frío garantizando un  producto fresco.